Cómo agarrar la raqueta de bádminton

Cómo agarrar la raqueta de bádminton

El punto más básico para aprender la técnica de bádminton es agarrar bien la raqueta. Porque la buena posición de los dedos en cada uno de los golpeos, es lo que te permitirá golpear más fuerte, con más control y hasta evitar lesiones.

Tres raquetas ideales para empezar en el bádminton

14.99€ - Raqueta iniciación para niños
44.90€ - FZ Forza - Raqueta de bádminton Power Pro 86 + 2 empuñaduras gratis
15.83€ - Victor Raqueta de bádminton ST 1650

El agarre de derecha

  1. Lo primero que tienes que hacer es agarrar la raqueta de perfil, no como un martillo. Sino de tal manera que si la pones delate de ti, veas el marco lateral, no las cuerdas.
  2. Luego cambia la raqueta de mano y desliza la palma desde la cuerdas hasta la empuñadura. Agarra ahora la raqueta con cierta firmeza, como si estrecharas la mano saludando a alguien.
  3. Coloca la parte inferior de la empuñadura (la que normalmente es un poco más ancha) en la ‘almohadilla’ de carne que hay debajo del meñique y aprieta con el dedo meñique y anular. Estos son los dos dedos más importante para agarrar la raqueta de bádminton con firmeza.
  4. Luego extiende el dedo índice y de tal manera que forme una V con el pulgar y deja que la raqueta descanse sobre él.
  5. Termina de cerrar la empuñadura con el dedo pulgar para evitar que se caiga.

* Evita dejar el dedo índice totalmente extendido, pues esto puede causar lesiones en los tendones de la mano causadas por la repetición de los golpes con tanta tensión.

** Realmente el dedo corazón no influje mucho en esta empuñadura. Los buenos jugadores de bádminton debería ser capaces de agarrar su raqueta de derecha y jugar, con el dedo corazón entablillado.

El agarre de revés de bádminton

  1. Para este agarre, al contario que con el de derecha, sí tienes que ver las cuerdas, si pones la raqueta delante de ti. Como si estuvieras agarrando una sartén.
  2. Cierra mano alrededor de la empuñadura de la misma manera que agarrarías una sartén.
  3. Luego, estira el dedo pulgar y colócalo sobre la parte más ancha del mango. De tal manera que veas directamente tu uña.
  4. Por último gira la muñeca hacia el lado contrario a la mano con la que estás agarrando la raqueta (gírala hacia la derecha si eres zurdo y hacia la izquierda si eres diestro), para que puedas golpear los volantes que vayan hacia ese lado del cuerpo.